MDL Invita al Foro:¿LIBERTAD DE CUÁL EXPRESION?

Versión para impresiónSend by emailPDF version
Publicado: 
Dom, 01/07/2012 - 14:16
Fotos MDL Invita al Foro:¿LIBERTAD DE CUAL EXPRESION?
Cátedra Pío Tamayo

Centro de Estudios de Historia Actual

IIES / FACES / UCV


TEMA:

¿HAY LIBERTAD DE EXPRESIÓN?


¿LIBERTAD DE CUÁL EXPRESION?
¿Dónde prevalece el pensamiento único, la censura y la autocensura?
¿Además de la Censura y Autocensura, existe el Bloqueo y obstruccionismo informativo?


Ponentes:

Gloria Cuenca: Profesora de Ética de la Comunicación de la Universidad Central de Venezuela (UCV)

Rosana Ordóñez: Profesora de la Cátedra de Televisión y Periodismo Informativo
Escuela de Comunicación Social Universidad Santa María

Johan Manuel López:
Educación mención Lengua y Literatura
Magister en Eduacación, Especialista en Ccias de la Comunicación Univ de la Habana
Doctorado en Comunicacion U.N. La Plata-Argentina

Marco Polesel:
Magister en Gestión y Políticas Públicas de la Universidad de Chile, Director del Movimiento Demócrata Liberal


LUNES 2 DE JULIO DEL 2012


SALA “E” / 6 pm
FRENTE A LA BIBLIOTECA DE LA UCV

TODOS SOMOS CAMPEONES DE LA LIBERTAD DE EXPRESION


Este es uno de los temas más comentados y menos debatidos a nivel mundial. Por lo general los gobiernos y todas y cada una de las respectivas instituciones asumen la condición de campeones de la libertad de expresión. Cada ciudadano o grupo de interés tiene garantizado el derecho a expresar su pensamiento cuando y como quiera, siempre y cuando se respete el derecho del otro. Cada país se exhibe entonces como puntal de la democracia.

No existe gobierno que diga abiertamente, que en su jurisdicción no hay libertad de expresión, sino persecución a todo aquel que se arriesgue a plantear un pensamiento que choque con el establecido por el oficialismo. A nivel público existen entonces las maquinarias de expresión. Para las verdades del oficialismo son las Empresas Públicas de Comunicación que velan por la estabilidad y mejor desempeño de las estructuras administrativas y políticas del Estado.

LAS VERDADES DEL OFICIALISMO Y DE LAS OPOSICIONES SON SIMPLES MERCANCÍAS


Y frente a ésta se encuentran las Empresas Privadas de Comunicación, llamadas a vender la mercancía de la libertad de expresión. La contraparte que legitima la libertad formal existente. Es el llamado escenario amplio en el cual tiene cabida el espectro del pensamiento. Con esto también se juega a la democracia.

Una práctica que se desarrolla en el marco del capitalismo imperante que muchos consideran adecuada a la democracia y la libertad y en supuesta contraposición al llamado reino del socialismo, donde el derecho a pensar y a decir lo que se piensa carece de espacio. En el fondo sabemos que en un caso u otro la expresión es un asunto de Estado o de Empresas que en muchos casos terminan en un plano de identidad e identificación.

En los regímenes dictatoriales las empresas de comunicación tienden a ponerse al servicio de los respectivos gobiernos y sólo se ubican en otra posición cuando se rompe la armonía de intereses con el oficialismo.

DOS PENSAMIENTOS ÚNICOS Y EXCLUYENTES PARA UNA MISMA MENTIRA


En nuestro medio, y en el caso de este régimen de inclinación totalitaria con disfraz de democracia, el oficialismo y la empresa de opinión privada se aferran a los lineamientos de la polarización. Esto conduce a la expresión de dos pensamientos únicos: el del régimen y el de las oposiciones, visto aquí como lado socialista y democrático.

Dos polos que asumen dos verdades, dos pensamientos excluyentes. Dos dueños de este ex país. Cada quien con sus derechos.

LA DISIDENCIA QUEDA APRESADA ENTRE AMBOS

La mayoría de la población, 50% o más, que nada tiene que ver con polarización, y mucho menos con el escaso o nulo pensamiento sobre el cual se pretenden sustentar ambos, queda atrapada en dos polos, que no ceden espacio para que se pueda expresar. Se considera que no puede pensar por cuenta propia y ambos ven como un peligro que ello ocurra y se desarrolle.

Por ello los polarizados gubernamentales como de las empresas privadas de información se dan a la tarea de silenciar o perseguir a quienes no estén alineados.

Las empresas privadas están más inclinadas a pactar con sus similares oficialistas que con los grupos de la disidencia. Para ellos la disidencia es un peligro potencial que puede avalancharse contra unos u otros.

La relación con el otro polo, en cambio, mantiene abierta las posibilidades de acuerdos o negociaciones. Para ello las empresas privadas de información utilizan la autocensura, que permite regular las interacciones entre ambos. Y con ello somete al pensamiento que no es grato al gobierno y a la propia y supuesta oposición.

Por ello la disidencia mantiene que no hay libertad de pensamiento en las sociedades de intereses y capital y tampoco en las revoluciones que predican la libertad de expresión de los explotados, que sólo manejan las cúpulas para su propio beneficio.

LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN COMO SIMPLE MERCANCÍA


En fin de cuentas, en el mundo, la tal libertad de expresión es una simple mercancía cuyo precio o costo se determina en el mercado. Y una vez más queda en evidencia que ambos polos se asemejan en sus tácticas y procedimientos.

La oposición y sus medios de comunicación, en este expaís, han ignorado por completo el carácter autoritario y antidemocrático de este régimen. Si se lanzaran de frente a denunciarlo abiertamente, el régimen del pensamiento único, se vería obligado a ejercer sobre ellos todos los médios de presión y represión a su alcance. Y cualquier privilegio o reparto quedaría vedado. Pero al pensamiento único gubernamental se le pretende enfrentar con otro repugnante pensamiento único que carece de la fuerza, profundidad y empuje del oficialista.

Del mismo modo, el aparato oficialista aplica una férrea censura a su interior. De no hacerlo, muchos hilos podrían escapárseles de las manos. La cohesión se mantiene con la compra venta, la complicidad y la represión.

La mayoria disidente se encuentra entre ambos. Atenazada, amenazada y desprovista de instrumentos para canalizar un pensamiento diferente.

En consecuencia, cualquier aproximación al tema deberia partir de un acto de absoluta libertad: aceptar que es algo que no existe, y que se utiliza sólo según el acomodo de las partes en juego.

Partiendo de esa premisa, valdría la pena debatir cuáles son las posibilidades para una información alternativa a ambos polos, que pudiera servir como canal de concientización y organización de una disidencia, que si en algo está de acuerdo, es en la certeza de que la lucha por conquistar espacios está fuera de todo ejercicio violento.

¿SEGUIRÁN LAS EMPRESAS DE COMUNICACIÓN EN SU LABOR APLANADORA DE LA VOLUNTAD DE LAS MAYORÍAS?


¿Hay posibilidades reales de avanzar en ese terreno o prevalecerá una ficticia bipolaridad que está llevando a este expaís a su más completa destrucción?

¿Seguirán las Empresas de Comunicación de lado y lado en su labor de aplanadora de lo que se conoce como expresión popular o voz y voluntad de las mayorías?¿Cuál es la libertad de expresión de y para el pensamiento de las mayorías?

¿Habrá que admitir que nuestros medios de comunicación radio-televisivos tienen algo que ver con la libertad de expresión? ¿La existencia de dos medios enfrentados y polarizados como partidos políticos de comunicación es señal de libertad de expresión?

¿Seguiremos contribuyendo a una interesada confusión que terminará en un arreglo entre los polos, que dejará completamente por fuera al colectivo de este expaís de toda libertad de expresion de y para la vida?

En definitiva, ¿hay libertad de expresión donde prevalece el pensamiento único, las empresas de comunicación, la censura y la autocensura? ¿Existe alguna perspectiva de libertad de expresión o esto forma parte de la simple y vieja utopía?

A ese debate invitamos.

MDL





Compárteme