La mujer más gorda del mundo cuenta qué hace para bajar 6 kilos al mes

Versión para impresiónSend by emailPDF version
Publicado: 
Mar, 17/07/2012 - 09:12
Foto-La-mujer-más-gorda-del-mundo-cuenta-qué-hace-para-bajar-6-kilos-al-mes
Pauline Potter llegó a pesar 330 kilos cuando ingresó al libro Guiness de los récords con el título de la mujer más gorda del mundo.

Pero mientras para la mayoría de las personas, ingresar al registro mundial de “los más” es cosa de orgullo, para esta norteamericana significó una medida desesperada por sentirse públicamente e internacionalmente tan avergonzada, que por fin se sentiría con fuerzas para hacer dieta.

Lo que no sospechaba era que llamaría la atención de todo el mundo, incluyendo la de su ex marido, que le devolvería la esperanza de bajar de peso.

Hacía tres años que Alex se había separado de ella. Se habían casado el año 2005, después de conocerse por internet en 2002, ya que -como explicó Pauline- a él no le importó que ella pesara 203 kilos en ese momento.

Pero ella nunca pudo llevarse bien con el hijo de Alex. Así que terminó separándose de él y se mudó junto a Dillion (19), su hijo de un matrimonio anterior, a California. Fue entonces que tocaría fondo.

Subió en un año a 285 kilos y alcanzó un índice de masa corporal de 93, cuando lo saludable es hasta 25. Además, comenzó a sufrir de linfedema, que le provocó grandes hinchazones en sus piernas y caderas. Ya le fue imposible caminar y debió hacerlo a través de un scooter.

“Estaba tan deprimida que comía cuatro platos de cereal en el desayuno, luego, a media mañana, la mitad de una caja de galletas y una bolsa de papas fritas con queso, como bocadillo. Al almuerzo, un Big Mac con nuggets de pollo y papas fritas y a la cena, tres porciones de tallarines con salsa boloñesa y una casata de helado”, recordó la mujer en la revista Closer, agregando que al día seguía una dieta de 10 mil calorías al día.

El momento más crítico fue cuando debió pedirle a Dillion que la ayudara a vestirse. Según ella, no podía ponerse ni siquiera sus sostenes, porque sus brazos no podían alcanzar el centro de su espalda. Estaba desesperada.

Pero apenas tres meses después de que fuera coronada como la mujer más gorda del mundo, su ex marido volvió a ella, haciendo renacer el amor y sobre todo la pasión.

Hoy ha declarado a distintos medios estar bajando cerca de seis kilos al mes, desde que él la visita dos veces al mes, quedándose cuatro días en su casa. Gracias a las maratones de sexo que tienen, con –como asegura- siete veces al día, hoy pesa 292 kilos y está de pie de nuevo.

“No me puedo mover mucho en la cama, pero quemo 500 calorías por sesión”, ha confesado la mujer, al hablar del “sexercicio” -como lo llama- que no le resulta fácil: una sola de sus piernas pesa lo mismo que su pareja, cerca de 63 kilos.

“Es muy peligroso para nosotros tener sexo”, declaró el hombre al The Sun. “En cualquier momento la cama puede colapsar y uno de los dos puede resultar herido o incluso morir por el impacto”.

De momento, la meta de Pauline es llegar a los 240 kilos, básicamente, para poder moverse mejor. “Todavía como Big Mac, pero ahora elijo, o papas fritas o nuggets. ¡Le digo a Alex que me tiene que visitar más para que me ayude a bajar de peso más rápido!”, comentó.





FUENTE: El Nacional




Compárteme